Contratación, medida y facturación de la energía eléctrica

 

El suministro de energía eléctrica es un servicio de interés económico general en el que se distinguen dos tipos de contratos: la contratación del acceso a la red por la utilización de la red y el contrato de suministro propiamente dicho por la energía suministrada al cliente.

El contrato de acceso a la red se firma con el distribuidor y el de suministro con el comercializador. En la mayoría de los casos el contrato de acceso es firmado por el distribuidor y el comercializador, éste último en nombre de su cliente.

En el momento de la contratación se elige la potencia contratada en función del equipamiento eléctrico y el uso en el tiempo que se vaya a realizar con esa potencia. La potencia contratada se puede ampliar o reducir siempre que se mantenga la potencia contratada durante un año.

La potencia contratada (kW) y la energía consumida durante un periodo son los conceptos fundamentales que se van a utilizar para la facturación.

Control de la potencia y medida de la energía

La empresa distribuidora puede controlar que la potencia realmente demandada por el consumidor no exceda de la contratada. El control de la potencia se efectúa, a elección del consumidor mediante interruptores de control de potencia (ICP), maxímetros u otros aparatos de corte automático.

El ICP corta el suministro cuando se excede la potencia contratada, es decir, cuando se han conectado demasiados aparatos eléctricos a la vez, superando la potencia del contrato. Este elemento de control es el habitualmente utilizado en instalaciones domésticas.

El maxímetro no corta el suministro sino que registra la potencia demandada para que se pueda calcular en la factura el recargo por excesos de potencia. Este elemento se utiliza en suministro a industrias y empresas.

La energía consumida se mide con el contador que registra la energía consumida desde su instalación, para que pueda ser leída. La facturación de la energía consumida en un periodo se determina restando a la lectura actual la lectura anterior.

En la actualidad se está llevando a cabo un plan de sustitución de contadores electromecánicos por otros electrónicos llamados inteligentes. Estos contadores permiten registrar el consumo hora a hora, lo que permite hacer una facturación horaria con los precios horarios del mercado mayorista dela electricidad, de forma que se traslada directamente el precio del mercado al consumidor. Esta señal de precios es imprescindible para modificar los hábitos de consumo para consumir la energía eléctrica en los momentos en que el precio está más bajo y poder reducir la factura eléctrica.

Además, entre otras funcionalidades, el contador inteligente permite una comunicación directa con el servidor del distribuidor por lo que la lectura se puede hacer de forma remota.

Precio voluntario del pequeño consumidor

El precio voluntario para el pequeño consumidor es el precio regulado de referencia al que podrán contratar los consumidores de menos de determinada potencia contratada (10 kW actualmente) que deseen utilizar esta modalidad frente a una negociación bilateral con una comercializadora. Varía cada hora en función de la evolución del precio de la electricidad en el mercado eléctrico.

Bono social

El bono social es un descuento en la factura eléctrica del que puede beneficiarse el consumidor que tenga contratado el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC).

Puede solicitar el bono social el consumidor debe cumplir los requisitos para ser considerado consumidor vulnerable, es decir, un consumidor cuya renta no supere ciertos límites que determina la ley o que forme parte de una familia numerosa.

Cuando un consumidor vulnerable no tiene suficiente con el descuento sobre la tarifa (el bono social) y no puede pagar ni siquiera una factura reducida, puede pedir ayuda a los servicios sociales de su ayuntamiento o comunidad autónoma. Estos, después de investigar sus circunstancias familiares y de renta, pueden asumir el coste de sus facturas, compartiendo dicho coste con la empresa eléctrica suministradora.

Facturación de energía eléctrica

El Ministerio de Industria, Energía y Comercio estableció un modelo de factura para consumidores con precio voluntario para el pequeño consumidor (PVPC), que tiene carácter voluntario para la facturación de suministros a consumidores en libre mercado cuyo suministro se realice en baja tensión de hasta 15 kW de potencia contratada. El modelo de factura responde al siguiente esquema:

Facturación por potencia contratada:
Comprende dos conceptos: la facturación por peaje de acceso (resultado de multiplicar los kW contratados por el precio del término de potencia del peaje de acceso y el número de días del periodo de facturación) y la facturación por margen de comercialización fijo.
Importe por peaje de acceso:
xx kW * xxxx €/kW y año * (xx/365) días xx,xx €
Importe por margen de comercialización fijo:
xx kW * xx €/kW y año * (xx/365) días xx,xx €
Facturación por energía consumida:
Comprende dos conceptos: la facturación por peaje de acceso (resultado de multiplicar los kWh consumidos en el periodo de facturación por el precio del término de energía del peaje de acceso) y la facturación por coste de la energía (resultado de multiplicar los kWh consumidos por el precio del término del coste horario de energía del PVPC).
Importe por peaje de acceso: xx kWh * xxxx €/kWh xx,xx €
Importe por coste de la energía: xx kWh * xxxx €/kWh xx,xx €
Subtotal xx,xx €
Impuesto de electricidad: Impuesto especial al tipo del x,xxx % sobre el producto de la facturación de la electricidad suministrada multiplicada por el coeficiente xxx.
Impuesto electricidad (xx,xx * xx,xx * x,xxx %) xx,xx €
Alquiler de equipos de medida y control. Precio establecido que se paga por el alquiler de equipos de medida y control.
Alquiler de equipos de medida y control (xx días * xx,x €/día) xx,xx €
Subtotal otros conceptos xx,xx €
Impuesto de valor añadido: Impuesto xxx al tipo del xx%.
Impuesto (xx%) xx% s/ xx,xx xx,xx €
TOTAL IMPORTE FACTURA xx,xx €
Comprobar la factura eléctrica de tu casa

El importe de la factura eléctrica

Aunque existe la opinión generalizada de que la electricidad es muy cara porque su precio es muy alto, el importe se puede comparar con otros gastos familiares. Considerando un periodo mensual, la factura eléctrica es más barata que la de los teléfonos que utiliza la familia, o el coste de la gasolina para utilizar por el o los vehículos familiares.

Bono social

El bono social es un descuento en la facturación de energía eléctrica a los consumidores vulnerables que cumplan con las características sociales, de consumo y poder adquisitivo. Se aplica a clientes vulnerables que sean personas físicas para su vivienda habitual.

El bono social es aplicado por el correspondiente comercializador de referencia en las facturas de los consumidores que puedan quedar acogidos al mismo.

El bono social es considerado obligación de servicio público y es asumido por las sociedades que desarrollen simultáneamente las actividades de producción, distribución y comercialización de energía eléctrica.

 

© 2018 aelēc Todos los derechos reservados